Decir adiós a tu empleo no es tarea fácil. Esta transición puede crear ansiedad en los trabajadores. Este cambio dejará atrás amistades, lealtades y se abandonarán proyectos. El salto puede resultar beneficioso o a veces, también puede existir un tanto de arrepentimiento.

Es por esta razón que es necesario que al renunciar lo hagas en los mejores términos posibles. Y es que ésto no solo implica una cuestión de educación, sino que también porque el mundo profesional es muy pequeño, así que es fácil encontrarte con antiguos compañeros o jefes en tu nuevo trabajo.

¿Cómo irse? Sigue estos pasos para dejar la puerta abierta y una buena reputación:

  • Avisa con tiempo. Como plazo razonable, puedes hacerlo con dos semanas de anticipación. Ten en cuenta que tendrás que dejar todos los pendientes que tengas resueltos o en manos de la persona que te va a substituir. Tampoco es recomendable que lo hagas con más tiempo, ya que puedes empezar a ser visto como una persona ajena a la organización.
  •  Avísale primero a tu jefe inmediato superior. No es correcto que se entere por terceras personas, así que tu jefe debe ser el primero en enterarse.
  • Sé honesto. Aunque no existe una obligación laboral para que reveles cuál es el siguiente movimiento en tu carrera, el revelar tus planes futuros es un requisito para que pases por un buen proceso de renuncia.
  • Gratitud ante todo. Siempre es bueno dar las gracias, incluso en las peores situaciones. Hay que acentuar las cosas que salieron bien, los objetivos que se lograron y las metas que se alcanzaron.
  • Entrega una buena carta de renuncia. Cuida la redacción, la sintaxis y la ortografía. Hazla breve, sé profesional y de ser posible, deja tu contacto y asegúrate de hacerle llegar una copia a tu jefe directo y a recursos humanos.

Pin It on Pinterest